vivienda asequible ESP / vivienda asequible ENG

Área de Clientes

91 405 85 37

info@activitas.es

casas conectadas

Casas conectadas; internet de las cosas para el sector residencial

¿Te gusta este post? ¿Por qué no lo compartes?

Índice de contenidos

 

Introducción

Tendencias en casas conectadas; una avalancha de innovación

1.- Tecnología “en el borde” de los nuevos dispositivos IoT

2.- Inteligencia artificial

3.- Videovigilancia inteligente

Dispositivos para casas conectadas

1.- Riego inteligente

2.- Sensores de temperatura y humedad inteligentes

3.- Monitores de consumo energético en tiempo real

4.- Bombillas inteligentes

5.- Cerraduras inteligentes

Conclusión

 

Introducción

Si uno quiere referirse a las casas conectadas, merece la pena destacar una noticia relevante que concierne a Amazon y que acabamos de conocer: el gigante del comercio electrónico habría adquirido la compañía Eero, una firma tecnológica especializada en “WiFi mesh”, o WiFi en la malla. El WiFi en la malla está conformado por un dispositivo router WiFi central o principal (como el que puedes tener en casa), al que se conectan unidades satélite que pueden colocarse por el resto de la vivienda, permitiendo una recepción óptima desde cualquier rincón.

¿Por qué es relevante esta noticia para el ámbito de las casas conectadas, y qué pretende Amazon con esta compra?

Los entendidos apuntan que la intención de Amazon sería fusionar dos categorías de dispositivo en una: la de los altavoces inteligentes (con asistente virtual) y la de los routers inalámbricos. De esta manera, y si Amazon se sale con la suya, cuando alguien instale un router WiFi en su casa, a la vez estará instalando el asistente de Amazon (Alexa), abriendo todo un océano de nuevos potenciales clientes para el comercio electrónico.

Un asistente virtual, que suele tomar la forma de un pequeño altavoz y está dotado de un micrófono que escucha las órdenes que le damos (y se sospecha que escucha todo lo que decimos…), sirve para automatizar muchos de los sistemas de las casas conectadas. Mediante órdenes de voz podemos, por ejemplo, variar la temperatura o la iluminación, simplemente pidiéndoselo a Alexa (si nuestro asistente es de Amazon), a Siri (si es de Apple), o a Google Assistant. También podemos realizar búsquedas en internet, cuyos resultados nos “canta” el altavoz, o reservar mesa en un restaurante. Se trata, en definitiva, de facilitarnos la vida, hasta el punto de que no tengamos que ni siquiera emplear las manos, y que todo lo podamos hacer desde la comodidad del sofá, o desde una ubicación remota cuando ni siquiera estamos en casa.

Llegado este punto, merece la pena contarte las principales tendencias en el ámbito de las casas conectadas, para que sepas lo que nos espera a todos, para bien o para mal. De ti dependerá adaptar o no tu vivienda a estas tendencias, en función de cuál sea tu actitud frente a tal avalancha de novedades.

Tendencias en casas conectadas; una avalancha de innovación

 

1.- Tecnología “en el borde” de los nuevos dispositivos IoT

Los nuevos dispositivos IoT que se empiezan a emplear en las casas conectadas, no dependen de la nube para procesar la información que manejan, sino que procesan la información por sí mismos, y solamente envían a la nube la información mínimamente imprescindible. Por ejemplo, las nuevas cámaras inteligentes que se emplean para videovigilancia doméstica, no necesitan enviar los archivos completos de vídeo a la nube para que un programa los procese y detecte si las personas cuya imagen se ha grabado son o no ocupantes habituales de la vivienda. Las nuevas cámaras procesan las imágenes con sus propios sistemas locales, y solamente envían a la nube el resultado de dicho procesamiento. A este trabajo que realizan los dispositivos, independientemente de la nube, se le llama “computación en el borde” o “Edge computing”, y es una tendencia que afecta a muchos otros tipos de dispositivos.

2.- Inteligencia artificial

Las casas conectadas, a través de sus diferentes sistemas y dispositivos, ya son capaces de aprender, en función del comportamiento de sus ocupantes, a operar de un modo u otro, según convenga en cada momento. Por ejemplo, a través de diferentes tipos de sensores, una vivienda inteligente sabe qué estancias están ocupadas, y puede apagar la luz, o regular la climatización, en función de ello. También es factible, gracias al uso de la tecnología del internet de las cosas, que tu casa sepa cuándo estás de camino desde el trabajo, y que encienda el aire acondicionado a la temperatura que a ti te gusta, para que no tengas que preocuparte por nada cuando llegues.  

3.- Videovigilancia inteligente

Relacionado muy directamente con el punto anterior relativo a la inteligencia artificial, ya existen dispositivos de videovigilancia en el mercado que son capaces de reconocer e identificar a las personas que graban. Esto quiere decir que una cámara conectada y sincronizada, por ejemplo, con nuestro teléfono móvil, nos puede alertar si en casa hay movimiento por parte de alguien que no es habitual o que no está autorizado, pero no nos alertará si el movimiento es de alguien de nuestra familia y que ocupa la casa normalmente.

En definitiva, vivienda conectada es sinónimo de casa inteligente o casa automatizada, porque nos facilita la vida, nos protege, y nos permite hacer un uso más eficiente de la energía.

¿Cuáles son entonces los dispositivos concretos de los que podemos dotar nuestras viviendas para convertirlas en casas conectadas? A continuación detallamos algunos ejemplos.

 

casas conectadas 2

Las casas conectadas se controlan desde el teléfono móvil

 

Dispositivos para casas conectadas

 

1.- Riego inteligente

Ya existen en el mercado dispositivos que, sin intervención humana, detectan si el césped necesita agua, y activan automáticamente el riego. Toda la actividad de riego puede ser monitorizada, gestionada y controlada desde una aplicación móvil para smartphone. ¿No te parece un invento fantástico? Algunas soluciones incluso tienen en cuenta la meteorología, evitando regar si estiman que lloverá.

2.- Sensores de temperatura y humedad inteligentes

Los nuevos dispositivos en este ámbito permiten tomar mediciones de las diferentes estancias de la casa, facilitando que podamos adoptar medidas correctoras. Por ejemplo, ¿estamos ventilando lo suficiente? ¿Cuál es el grado de humedad en la cocina, el salón o el baño? ¿Por qué se condensan por dentro las ventanas de casa en invierno?

3.- Monitores de consumo energético en tiempo real

¿Cuánta energía está gastando el lavavajillas? ¿Qué coste de luz y/o de gas estoy soportando por poner la lavadora durante el día en lugar de hacerlo por la noche? ¿Cómo puedo saber en tiempo real el consumo de todos mis electrodomésticos? Ya existen en el mercado dispositivos que nos permitan hacer todo esto, de modo que podemos consumir electricidad y gas de manera mucho más inteligente, sin sobrecostes ni sobresaltos en la factura a final de mes.

4.- Bombillas inteligentes

Las bombillas para casas conectadas seguramente sean los dispositivos más conocidos en lo que se refiere al internet de las cosas, pero no por ello queríamos dejar de referirnos a esta interesante innovación. Estas bombillas se pueden programar para adaptarse a la iluminación exterior, para cambiar de color en función del día de la semana, o incluso para adoptar una determinada intensidad en función de las personas que estén presentes en la habitación. Y como no podía ser de otra manera, gracias a los nuevos asistentes virtuales, ni siquiera necesitas usar el teléfono móvil para encender o apagar las luces: puedes usar comandos de voz.

5.- Cerraduras inteligentes

¿Y qué tal si combinamos videovigilancia inteligente con cerraduras conectadas? ¿No estaría bien que la cerradura de casa se abriera sola, al detectar que somos nosotros los que nos encontramos frente a la puerta? Ya no tendremos que rebuscar incómodamente en nuestros bolsillos, mientras llegamos a casa cargados con las bolsas de la compra, porque la puerta se abrirá automáticamente, por arte de magia… Bueno, magia no, pero sí tecnología, y no se trata de ciencia ficción, sino de una solución que ya existe en el mercado.

Conclusión

Y a partir de aquí, “el cielo es el límite”, si se nos permite la expresión. Cualquier elemento electrónico o mecánico al que se le pueda conectar un sensor IoT, puede ser convertido en inteligente. ¿Quieres que la nevera te avise con un mensaje cuando se haya agotado la leche? No te preocupes, ya existen neveras inteligentes. ¿Quieres que la propia nevera, sin tu intervención, haga el pedido online directamente para que nunca te falte leche? Descuida, también está solucionado.

¿Qué más se te ocurre?

Si quieres saber sobre casas conectadas, o informarte sobre las promociones inmobiliarias de Actívitas, ponte en contacto con nosotros y te atenderemos encantados

¿Te gusta este post? ¿Por qué no lo compartes?
No hay comentarios

Escribe tu comentario